El papel de la educación en el sistema emprendedor

En el campo de la Economía se ha avanzado bastante en los últimos años acerca de la delimitación conceptual de la función económica del empresario; sin embargo, la participación de factores de naturaleza “no económica” en la configuración del agente empresarial y en el propio acto de la creación de empresas ha hecho que la ciencia económica se haya visto por si sola insuficiente para ofrecer una completa explicación de cómo emerge la figura del empresario. En definitiva que un hecho de carga eminentemente económica se explica por variables de carácter económico, pero también, y de modo muy especial por variables de carácter cultural, socio-educativo, familiar, etc.

Si tomamos en consideración el papel que a lo largo de la historia se ha asociado al empresario, podemos delimitar la función empresarial en las tres esferas funcionales siguientes:

Esfera financiera, esfera gerencial, esfera impulsora.

Desde la perspectiva que a aquí nos interesa, la esencia del empresario como emprendedor se encuentra en la esfera impulsora, pues las funciones que la integran se pueden sintetizar, a su vez, en otras dos, que son las que promueven el nacimiento de la empresa y su evolución en el tiempo: “la promotora”, que se identifica con la puesta en marcha de nuevos proyectos, y, por tanto, es asimilable a la emergencia empresarial: y la “dinamizadora” que es la orientada a garantizar la supervivencia futura de la empresa y su crecimiento.

A partir de las aportaciones que sobre el fenómeno empresarial han realizado economistas, sociólogos y psicólogos, y en aras de una mayor claridad expositiva, se van a agrupar los factores explicativos de la emergencia empresarial en cinco bloques o áreas de influencia:

I. CARACTERÍSTICAS PERSONALES

  • Motivación de logro
  • Control Interno
  • Autoeficacia
  • Propensión a innovar
  • Tolerancia a la ambigüedad
  • Iniciativa
  • Perspicacia
  • Independencia y autonomía
  • Habilidades sociales y directivas.

II. CONTEXTO SOCIAL Y FAMILIAR

  • Valores culturales dominantes
  • Legitimación social del empresario
  • Redes
  • Marco sociopolítico
  • Marginalidad social
  • Movilidad social
  • Ideología reinante
  • La familia

III. La formación y experiencia laboral, donde encontramos tres modelos:

  1. Formación Standard, que se caracteriza por transmitir principalmente conocimientos formalizables y objetivos.
  2. Formación Específica, que a diferencia de la anterior, ponen énfasis en el desarrollo de capacidades y actitudes asociadas a la personalidad del empresario.
  3. Experiencia laboral, que resulta especialmente significativa para la aparición de empresarios en actividades similares a aquellas en las que los individuos han trabajado previamente por cuenta ajena.

IV. La acción institucional, con la que nos referimos a un conjunto de medidas que pueden ser tomadas por los gobiernos, ya sean centrales, autonómicos o locales, las agencias de desarrollo y otras organizaciones con el fin de favorecer cuantitativa y cualitativamente la emergencia empresarial.

Vemos por tanto, que los programas de fomento emprendedor deben enfocarse desde una perspectiva multifactorial, la propia que explica las principales variables generadoras de talante y talento emprendedor. Hay acciones que se centran en la formación profesional y la experiencia laboral, otras que se enmarcan en las políticas de fomento que se desarrollan desde las competencias de las instituciones públicas y, finalmente, otras, altamente significativas, que podemos situar en los planos paralelos que son la educación y la enseñanza.

Centrándonos en la participación de la enseñanza en la conformación del espíritu emprendedor, decir, en primer lugar, que fomentar el espíritu emprendedor desde la escuela exige formar a los alumnos en la responsabilidad, el compromiso, es esfuerzo, la dedicación, la perseverancia y el espíritu de trabajo. Y aún más, introducir el espíritu emprendedor en nuestro sistema educativo supone promover todas aquellas capacidades o aptitudes que harán de los alumnos personas emprendedoras.

En esta perspectiva, y siguiendo el trabajo elaborado por la Dirección General de Política de la PYME se identifican nueve valores indispensables del espíritu emprendedor, agrupados en valores personales y valores sociales:

PERSONALES



Creatividad

  • Facilidad para imaginar ideas y proyectos nuevos
  • Proponer soluciones originales
  • Saber analizar e investigar

Autonomía

  • Funcionar sin necesidad de una supervisión inmediata
  • Elegir
  • Tomar iniciativas y decisiones

Confianza en uno mismo

  • Percibirse de forma positiva
  • Apostar por las propias aptitudes y capacidades
  • Confiar en los propios recursos y posibilidades

Tenacidad

  • Dar prueba de constancia y tesón en aquello que se emprende
  • Inscribir las propias acciones en la idea de perseverancia y de llegada a término Sentido de la Responsabilidad
  • Tendencia a cumplir las obligaciones contraídas consigo mismo y con el grupo Capacidad para asumir riesgo
  • Predisposición a actuar con decisión ante situaciones que requieren cierto arrojo por la dificultad que entrañan.

 

SOCIALES

Liderazgo

  • Implicar a los demás en la realización de proyectos
  • Influir en los otros y contar con sus cualidades personales, conocimientos y habilidades.

Espíritu de Equipo

  • Capacidad para trabajar en estrecha colaboración con otros, compartiendo objetivos y métodos de actuación.

Solidaridad

  • Aceptar y sentirse responsable de las elecciones del grupo u organización

Decir, finalmente, que los distintos contenidos y recursos didácticos que tienen como objetivo el desarrollo del espíritu emprendedor, debe incluir no sólo contenidos conceptuales, sino fundamentalmente unos contenidos de carácter práctico que posibiliten y propicien en el alumnado la vivencia de los valores y actitudes necesarios. Y es esta la filosofía que esta detrás de los diferentes materiales que la Federación Canaria de Desarrollo Rural ofrece al sistema educativo canario para lograr que el alumnado de primaria y secundaria tengan experiencias asociadas al hecho de emprender antes de finalizar su enseñanza obligatoria.